El viaje en avión de mi Bulldog Francés

Bueno todo tranquilo, ya hace más de 2 semanas que llegamos y no había tenido tiempo de escribir sobre cómo nos fue…

Pues antes que nada decir que ¡todo salió perfectamente!

mibulldogfrances-viaje-avion3

Tomando aire en El Prat

 

Los gordos llegaron a Miami perfectos, ni siquiera se hicieron pipi en su transportín, y eso que los pobres estuvieron unas 15 horas metidos allí sin salir. Definitvamente son unos campeones.

mibulldogfrances-viaje-avion2

Esperando el efecto de las pastillas

 

La experiencia de mis perros en su viaje de avión:

Luego de hacer todos los paleles y trámites descritos en el post anterior, solo quedaba la acción.

Entonces, ¿qué hacer el día del vuelo?

1.- No les des de comer, tienen que pasar el viaje en ayunas para evitar mareos y vómitos (así de cruel como suena)

2.- Tómate tú algo para los nervios, yo he de confesar que lloré todo el viaje porque no sabía cómo estaban

3.- Dales un buen paseo, así se cansan y hacen todas sus necesidades

4.- 1 hora antes del viaje dale los tranquilizantes, en este caso fueron naturales. Recuerda que es mejor probarlos antes para ver cúal será su reacción, ya que a muchos perros les da el efecto contrario.

Yo les preparé su kennel con su camita, una cobija con el olor familiar (era la del sofá), le puse las feromona que les dan tranquilidad.

 

viaje-avion

Esperando para ser revisados en la seguridad del Aeropuerto

Antes de embarcar, seguridad se lleva a los perros, quienes tienen que ir con un acompañante para revisarlos y poderlos entregar en bodega. En la foto ven a los gordos esperando con sus bandejitas 😉

Cuando hicimos la conexión en Madrid, pregunté a todos Dios por ellos, y algunos me decían que sí, que estaban bien, y que cualquier cosa me diriían (no les creía mucho). Al llegar a Miami estaban junto a la correa donde salen las maletas, solos, no tengo ni idea de cuánto tiempo tenían allí, pero estaban súper tranquilos. La gente pasaba y les hablaba y ellos esperando.

Solo me llegaron los perros (menos mal) porque las 5 maletas las enviaron a Cuba y bueno como 1 semana esperando, pero eso es otra historia.

Ya estamos en Miami, y bueno ahora a buscar veterinario y que se adapten a esta nueva vida, con lo cual van muy bien.

 

 

 

 

 

Darle calmantes a mi Bulldog Francés

Como ya comenté en una entrada anterior, nos estamos preparando para nuestro primer vuelo en avión de mis bulldogs y parte de la preparación a sido:

– Dormir desde hace más de 1 mes en el transportín

– Estar algún tiempo encerrados en el transportín

– Darle los calmantes para ver el comportamiento

Hace unos días les di 1 pastilla de Calmex a cada uno, pero la verdad no vi ningún cambio en el comportamiento. Por lo cual este fin de semana les di 2 (bajo vigilancia del veterinaro) y tampoco vi mucha diferencia. Lo que sí noté, pero que no sé si tiene relación fue:

– Pierre vomitó luego del calmante (pero muchas horas después)

– Juliette tenía una alergia en el morro (le duró 1 día solo)

Entonces, noe stoy segura si darle los calmantes o no el día del vuelo. Hoy llamaré al veterinario y preguntaré.

En la próxima entrada les contaré qué tal nuestro viaje en avión.

 

 

 

El viaje en avión de mi Bulldog Francés

Ya está todo casi listo. Nos vamos a vivir a otro país, específicamente a Estados Unidos.

Será un vuelo muy largo, 12 horas más una conexión, y esto me tiene muy nerviosa porque es bien sabido que los Bulldogs por sus características bronqueocefálicas no son los mejores perros para viajar, de hecho, quería hacer viaje sin escalas y la única empresa que hace el viaje directo Barcelona-Miami, American Airlines, no trasporta Bulldogs. Así de sencillo. Sin más. Así que me tocó buscar una que si los aceptara, en este caso Air Europa, pero haciendo trasbordo.

Hay muchos puntos que me preocupan (y me han preocupado) del viaje, intentaré hacer aquí mención a todos para ayudar a quienes puedan tener las mismas dudas:

– Tiempo: Lo ideal es comenzar como tarde 1 mes antes, para que no te quede nada por fuera.

– Ansiedad: Creo que la más ansiosa soy yo. Me da pavor esas horas de vuelo. Confieso que es uno de los momentos a los que más le temo en la vida. Por su parte los gordis creo que sospechan por el movimiento de maletas que algo pasa pero están tranquilos.

– Transportín: Desde hace más de 1 mes los gordos están durmiendo en su transportín para que lo reconozcan. Pierre lo ama, a Juliette le costó un poco más pero ya también lo ve como su casita. Es un transportín marca Vari (aprobado por la IATA) . No los regaló un amigo y es para San Bernardo, lo cual es muy bueno ya que la Aerolínea permite que 2 perros de la misma raza, si viven juntos y pesan menos de 14 kilos puedan ir juntos. Para Juliette excelente ya que sufre de ansiedad por separación. Pierre pesa 16 kilos, pero me dijeron que da igual compensa que Juliette 12 Kg.

Con este tema del transportín me estresé un poco, ya que este viaje me da mucho miedo. Así que fui al aeropuerto para validar que todo estuviese ok. Por cierto, si vas a viajar con tu perro es   importante que reserves su sitio antes de comprar, y así aseguras que haya sitio porque el transporte de animales es limitado. Además, tienes que tener a mano el peso exacto de la mascota, así como medidas y peso del transportín.

– Documentación para viajar con tu perro: Pensé que sería más complicado, pero mis perros lo tenían casi todo:

  • Pasaporte
  • Cartillas de vacunas
  • Microchip
  • Vacunas antirábicas al día (la más reciente debe tener más de 1 mes de puesta)
  • Certificado de salud firmado por un veterinario colegiado. Esto sin mayor problema, nos costó 58 euros. Es importante que debe ser hecho con un máximo de 10 días antes del viaje. Y debe ser certificado.
  • Certificado de Exportación Animal del Ministerio de Agricultura.  No te lo piden en Estados Unidos pero, te lo podrían pedir en España. Para obtener este certificado debes pedir cita en tu comunidad (aquí tienes todos los teléfonos y direcciones). Pides cita y acudes con la cartilla de vacunación / Pasaporte y el certificado de buena salud. El certificado lo hacen de un día para otro en Barcelona.

– Calmantes: Este es un tema complicado cuando tienes un perro broqueocefálico. No pueden tomar calmantes, ya que éstos producen que el ritmo cardíaco baje y si a esto le sumas que la presión en el avión tiene el mismo efecto, pueden causar un paro cardíaco. Así que las aerolíneas y veterinarios en todo momento te recomiendan que NO les des nada químico. Yo estoy probando con Calmex, que es natural y me lo recomendó su vete, pero 1 pastilla que es la dósis recomendada según su peso no ha hecho efecto. Este fin de semana probaré con 2 a ver qué tal.

– Boletos aéreos: Hay que reservarlos con mucho tiempo de antelación, ya que la capacidad de animales por avión es limitada. Nosotros vamos con Air Europa y estamos pagando por transportín, como los gordos van juntos pagamos 1 solo billete (160€). Al ser Bulldogs es importante verificar si la aerolínea los acepta, porque muchos por la raza no los transporta.

– Y ¿dónde viajan? ¡Bodega! esto me tiene los pelos de punta, pero no hay de otra y que se queden no es opción. En teoría van en un sitio presurizado especial para ellos (eso espero).

Pierre_transportin

En fin, hemos intentado preparanos para este día de la mejor forma posible, y con mucha antelación. Ya una vez allí les contaremos qué tal fue.

La castración de mi Bulldog Francés, esta vez cirugía

Luego de huirle por mucho tiempo a castrar a Pierre, por 2 grandes razones:

  • Miedo a la anestesia (y que se me muriera, cosa que no podría manejar)
  • Que empeoré su problema de espalda. Esto ya lo veremos luego, por lo pronto, ya está comiendo comida para gorditos jejejeje

¡Decidí hacerlo!

Sobre todo por estas razones, que me llevaron a terminar de castrarlo luego de pensarlo por más de 3 años:

  • Su carácter: mi gordo es muy territorial, y casi ya es inmanejable que esté con otros perros
  • Su asedio a Juliette para intentar montarla todo el tiempo
  • Evitar enfermedades futuras como Cáncer
  • Quiero que sea un perro sociable
  • Seguir administrándole cada 6 meses la castración química, que además de ser un dineral (cerca de 120€ cada vez) son químicos, que no se saben a ciencia cierta los efectos sobre la salud del perro

Con todo el miedo del mundo, decidí operarlo, creo que estuve una semana durmiendo mal (y lo dejaba dormir conmigo y hacer lo que quisiera ya que tenía miedo a perderlo –sí, mucho drama, pero es mi gordo-).

La escena al llevarlo fue única. Primero sus tíos, es decir mis amigos que siempre lo cuidan, nos acompañaron.

Luego, Rafa le aplicó una inyección y me dijo: “se va a ir durmiendo, luego va a vomitar, cuando este dormido me lo llevo”. Y dicho y hecho, a los minutos de inyectarlo se quedó dormidito a mi lado, vomito (normal, por la anestesia) y se lo llevaron 😦

En fin que, en menos de 1 hora nuestro súper veterinario: Rafa, de la Clínica Riera Alta de Barcelona, a quien le confío a mis gordos con los ojos cerrados, me llamó para decirme que ya estaba listo. Y cuando llegué, Pierre ya estaba súper despierto y contento. Además, Rafa, sabiendo todo lo que yo estaba sufriendo, se quedó en todo momento con Pierre para vigilar que nada malo pasara.

20140316_121900

(Este fue el mismo día de la operación)

El resultado:

Todavía no se ven los efectos, ya que para notar la diferencia deben pasar unos 15 días, pero he de decir que la recuperación ha sido una tontería.

Más allá de darle los medicamentos cada 24 horas, usar el cono y curar con yodo la pequeña herida 2 veces al día, nada más. Él está como si nada.

20140318_222404

(La herida)

Creo que es la mejor decisión, que he tomado, ya contaré si al final cambio su carácter.

20140318_222353

(Le encanta con lo cure)

A todos aquellos que tengan la duda, si su veterinario es de confianza y los insta a hacerlo, háganlo.

Cabe destacar que por más de 2 años, Rafa me recomendaba no castrar a Pierre, por sus problemas de espalda y sobre peso, pero como ha bajado más de un kilo y no ha sufrido en más de 2 años de la espalda, me comentó que ya le parecía era el momento. Sobre todo por su carácter. Obvio, controlando su peso, ya que no puede llegar a más de 16 kilos. El día de la operación estaba el 14.300Kg.

 20140316_230833(Descansando con su cacharro)

 

Los ataques de mi Bulldog Francés

Por lo que he visto, los bulldog Francés tienen costumbres muy características de la raza y una de ellas son lo ataques de adrenalina (bueno así los llamo yo).

Describo el momento a ver si se sienten identificados:

Tu Bulldog se encoge como para hacerse compacto, pone sus orejitas hacia atrás, y de pronto, comienza, como si le hubieran dado en el botón de Nitro, a correr en círculos desesperadamente. Hace como un circuito, el cual repite unas 4 veces sin parar, sin que nada lo pueda detener, y de pronto se detiene, tose y vomita (quizás esto último lo hace más el mío que vomita por todo).

Realmente es muy gracioso verlos haciendo esto, porque por su actitud pareciera que nada los va a detener, pero a las 4 vueltas no pueden con su vida y se dan cuenta que mejor es dormir.

Una vez Pierre haciendo esto me rompió un armario, debo tener alguna foto que en cuanto encuentre colgaré en el post.

Y tu Frenchie ¿hace lo mismo?

I love your post!!!!! IS so my dogs (of course Frenchies) 😉

Sweet Mother

These are my dog’s thoughts.  She whispered them to me today.  All I did was write them down.  Oh, wait.  Doggie has another message.  She says, “These are my musings on life and humans should try them.  It might do ‘em some good.  Woof.”

 

 

Sleep lots.  Sleep and then when you’re done sleeping, sleep again.  Especially, on your days off, keep sleeping.  I mean, don’t sleep so much that you lose your job and can’t feed me, but sleep enough so that you’re always happy.

 

Get very excited about food.  Every time food is laid before you, you should feel like this:  “Oh, my god, I can’t believe this is happening again!  This is so awesome.  More food?!  Happy dance.  I’m such a lucky dog because I get this food.  I get this food everyday!”

 

Never pass up a petting full of lovings. …

Ver la entrada original 605 palabras más

La castración química mi perro Bulldog Francés

Yo me declaro firmemente en pro de la castración, me cuesta decidir cuál razón podría tener más peso sobre otra, por ello básicamente y el mismo orden de importancia:

  •  La cantidad de perros abandonados esperando un hogar (9 de cada 10 perros que nacen no tendrán un hogar)
  • Los beneficios para la salud de mis perros

Evidentemente, no todo el mundo comparte mi posición, y es lógico, pero es bueno que antes de poner a nuestros perritos a criar nos pregúntenos por qué lo hacemos, y es que deben existir mil razones pero las pocas que yo conozco son:

  •  Me hace ilusión tener perros de mis perros: y lo entiendo, pero cualquier perro sin importar su origen te hará muy feliz, sus espíritus son tan nobles que no importa de dónde venga.
  • Por dinero: respuesta equivocada. La vida no es negocio.

Así que, una vez explicada mi filosofía hablaré sobre la castración química de mi Bulldog Francés Pierre y de por qué me decidí a hacerlo.

Pierre es un perro muy tranquilo, serio, parece un mini personaje salido de historietas, nunca molesta, pero cuando está en la calle es muy dominante, lo cual ha traído como consecuencias más de 3 sustos cuando decide ser el líder de la manada, sobre todo le gusta hacerlo ante: Pastores Alemanes, Pitbulls y cualquier perro que realmente lo triplique en tamaño. De pronto mi señor perrito se convirtió en un luchador en la calle, tiraba de la correa todo el rato y además a todas las perras que veía las perseguía sin control, sin hablar de Juliette (mi bulldogcita castrada) que la pobre me empezó a destrozar la casa y hasta morder pareces gracias al asedio del pequeño galán en celo.

 

Pierre, mi angelito

 

Además de esto, Pierre se puso muy agresivo, sobre todo con los hombres, no hacía caso, tenía vómitos, diarreas y estaba como deprimido.

Nosotros teníamos miedo de la castración química, ya que el que se haya paseado por el blog, podrá ver que a mi gordis le ha pasado de todo y siempre está tomando algún medicamento. El veterinario nos dio tiempo para pensarlo y al mes desesperadamente lo llamé y le pedí cita para la castración química.

La primera vez que le puse este implante subcutáneo a Pierre fue a los 8 meses, y a pesar de que tardó unas 2 semanas en hacer efecto, durante unos 9 meses tuve tranquilidad (el efecto real es de 6 meses pero a él la paz hormonal le duró un poco más).

A Pierre no lo puedo castrar operándolo ya que:

  •  Sufre de las vértebras de la espalda
  • Pesa 15 kilos y al castrarlo subiría de peso (afectando más su espalda)
  • Respira muy mal (como todo bulldog, así que es peligroso).

¿Cómo se hace la castración química?

Muy sencillo, es un pequeño implante (como un chip) que le ponen al perro con un pinchazo, no hay que anestesiar. El efecto que causa sobre el perro es el mismo que la castración: infertilidad y supresión de la producción de hormonas sexuales. A las 6 semanas de su administración (al igual que ocurriría con la castración quirúrgica) el perro ya es completamente infértil y.

El resultado es que ya tengo nuevamente un perro tranquilo, más sumiso, que hace caso, no pelea y Juliette no anda desesperada por el tormento de que la persigan todo el día para montarla.

Los gordis

La castración química es una buena opción para aquellos que no puedan operar a sus mascotas, aquí dejo algunos links de cómo funciona para que puedan ver las ventajas:

 

Cualquier duda o comentario no dudes en escribir 🙂