Conoce la historia del perrito callejero Xiaose

Simplemente maravilloso, un chico le dió de comer y él, en agradecimiento, recorrió durante 20 días 1.700 kilómetros

Este pequeño peludo, decidió luego de que unos ciclistas le dieran de comer, juntarse a la travesía, recorriendo durante 20 días 60 kilómetros diarios, atravesando más de 10 montañas sin darse por vencido.

No sólo le ganó a los 300 ciclistas llegando de primero, sino que se ganó un puesto muy especial en el corazón de unos de ellos, quien decidió adoptarlo.

Por qué podría tu perro estar comiendo materia fecal

Bueno, a nadie le gusta este punto pero muchos perros cuando son pequeños lo hacen… comen caca y hay que lidiar con esto.

Hay muchas teorías, desde que les puede faltar potasio o que no se alimentan bien. Les daré un truco que le dio un veterinario a un amigo y le funcionó rápidamente: poner pedacitos de piña con el pienso, es decir cuando le sirvas su comida le pones pienso – piña – pienso.

Image

Al parecer la piña le da un olor a la caca que le hace asociar al perro que no debe comerla, e incluso deja de comer la de otros animales.

Otro truco es ponerle pimienta a la caca para que cuando la coma le pique y lo asocie como algo malo. Pero según lo que he escuchado el truco de la piña es mejor y más rápido.

No te preocupes si tu perro tiene estos hábitos ya que es normal, solo que hay que quitárselos.

En este link podrás conocer un poco más las razones por las cuales tu perro podría estar comiendo caca: Por qué podría tu perro estar comiendo materia fecal

Lukanikos un perro con ideales

Lukanikos (o en castellano Salchicha) es un perro que ha decidido demostrar en Grecia sus ideales políticos, por lo que se ha convertido en líder e imagen de muchas protestas en Hellas.

Me impresionan las tomas de estas fotos, así como la actitud de este peludo con ideales.

De cómo viven los perros callejeros en Grecia

Cuando fui a Grecia pensé que vería muchas cosas, pero nunca me imaginé que viviría una experiencia única y más para mí, una perruna empedernida: Y es que ¡en Grecia los perros de la calle son los reyes!

Yo nací y crecí en Venezuela, por lo cual para mí ver un perro en la calle, en estado de abandono es normal, tarea de todos los días… pero en Grecia había algo diferente y es que por una iniciativa gubernamental los perros en estado de abandono eran al menos atendidos, desparasitados, castrados y alimentados. Algunos muy queridos por sus vecinos y compañeros de barrio. Otros sin tanta suerte, pero al menos con una atención mínima que les permite sobrevivir de una forma un poco más digna que sus iguales en algunos países como el mío.

De allí regresé con una idea fija: hay que castrar a todos los perros de la calle. Y durante mucho tiempo lo intenté en Venezuela, recogía perritos en estado de abandono, los llevaba al vete, los castraba y les encontraba una familia que los quisiera. Ahora viviendo en España es diferente, busco ayudar como pueda, sobre todo a través de SOS Frenchie.

Volviendo a los perros de Grecia la historia es así, cuando las Olimpíadas de 2004 los perros callejeros eran –y siguen siendo- un gran problema para los griegos, andaban sueltos por las calles, abandonados, salvajes. Buscando mejorar la apariencia de la ciudad los recogieron a todos para dormirlos, pero por un clamor popular, luego de las Olimpíadas los echaron a la calle pero en una situación diferente: censados, vacunados, desparasitados, castrados y alimentados.

 

 

Así que si un día estás por Grecia y te cruzas con un peludo grande y gordo como un caballo (porque no sé por qué todos son así) que porta un collar azul y una placa en señal de que ha sido esterilizado y vacunado por el Ayuntamiento, no huyas… no te hará nada, simplemente vive su Grecia, como tu vives tu ciudad.

Muchos vecinos de buen corazón apoyan a estos perros y les dan comida y cobijo durante los días fríos y lluviosos, como en todas partes del mundo hay mucho maltrato y maldad, de hecho mucha gente los envenena “tratando de sanear la ciudad”, sin darse cuenta que los únicos tóxicos son ellos mismos.

El que estos perros estén abandonados en la calle, es como en todas partes del mundo motivo de tristeza, pero lo que me consuela es que al menos el gobierno busque hacer algo por darles una vida un poco más digna.

Su vida quizás es una ruina, como el Partenón, pero es respetado por muchos de los cuidadanos que conviven con él… y el respeto hacia otra vida, tan valiosa como la del hombre, no tiene precio…